9 de junio de 2009

RESIDENCIAL SAN FELIPE - II

Segunda parte del escrito elaborado por el Arquitecto Adolfo Córdova y publicado en la revista Puente Nº9. Las fotos como en la publicación anterior son de mi autoría, tomadas en enero de 2009.

Hace unas semanas el Arq. Córdova me escribió comentándome del intento del actual alcalde (intendente) del distrito de Jesús María (donde se encuentra emplazado el residencial) de "remodelar" los espacios públicos de San Felipe con diseños ajenos al lenguaje moderno del conjunto. Los propietarios, organizados, han enviado numerosas cartas solicitando se encargue a una comisión calificada la evaluación de estas mejoras. La Alcaldía no ha tomado interés real en los reclamos y ha empezado las obras a pesar del repudio de los vecinos.

En un país donde se cuida con especial recelo el patrimonio arquitectónico inca, preinca ,virreinal, y republicano, la arquitectura moderna queda relegada a la categoría de "contemporánea" y carece de protección contra la arbitrariedad de usuarios y autoridades de turno. Lamentablemente el caso San Felipe no es único y se repite con mayor o menor magnitud bajo el pretexto de "actualización" de las edificaciones o la densificación de los barrios.

En absoluto soy partidario del "no hacer", si lo soy del "saber hacer", que no pasa por la exclusividad de algunas mentes iluminadas, sino por el criterio profesional de las personas involucradas en los procesos.

Las fotos que saqué hace pocos meses tienen hoy valor histórico, pues son testimonio de lo que originalmente fue el Residencial San Felipe. Espero que ya sea esta autoridad recapacite o la próxima tenga a bien invertir en recuperar y actualizar el espacio público en coherencia con el proyecto y su gente.

Aldo Facho Dede


Vista aérea de la Primera Etapa (fuente: Google Earth)


Elogio de la Residencial San Felipe - 2 Parte

Los Edificios de Viviendas

No se requiere mucho sentido de observación para notar dos concepciones diferentes en el diseño de los edificios habitacionales. El conjunto de 4 torres de la llamada “primera etapa”, ubicado en el extremo oeste, en la esquina de las avenidas Sánchez Carrión (Pershing) y Gregorio Escobedo, es una. La otra es la que corresponde al resto de la unidad, 29 edificios de tres diversos tipos diseminados más libremente en el área de jardines.


La Primera Etapa

Se caracteriza por obedecer a un diseño geométricamente determinado cuya rigidez le otorga una gran unidad y una evidente autonomía. En las cuatro esquinas de un cuadrado de 75 x 75 metros están ubicadas las cuatro torres de 14 pisos que dejan un espacio en cruz cuya parte central resulta una plazuela de unos 25 por 50 metros denominada Ágora, cuyos lados menores alojan locales comerciales en dos niveles. Por fuera, entre las dos torres de cada uno de los cuatro lados, se alinean, alejándose del Ágora, dos parejas de volúmenes de 4 pisos y, a continuación, uno de dos. Estos cuatro grupos blancos que apuntan a los cuatro puntos cardinales y alojan casas tipo dúplex, constituyen una suerte de basamento del conjunto. Las torres tienen en cada nivel cuatro departamentos de 3 dormitorios de acertado diseño, cuyo acceso, sin embargo, resulta especial. Con el objeto de abaratar costos disminuyendo las paradas de ascensor, el diseñador, arquitecto Enrique Ciriani , concibió la idea de reducirlas a la mitad definiéndolas solo cada dos pisos pero a niveles intermedios con respecto al de los departamentos de modo que, desde el hall de ascensores se suba media escalera a cuatro departamentos y se baje otra media a otros cuatro. El ahorro fue efectivo aunque a costa de una mayor área de circulaciones.

Dos factores que más bien contribuyeron a encarecer este grupo fueron la dotación de estacionamientos en un amplio sótano y la solución estructural. La concepción arquitectónica implicaba en cada departamento un volado de tres metros en sus dos frentes, a partir de una fuerte estructura interior de placas gruesas de concreto en forma de H, solución que facilitó una expresión de fachada con ventanas corridas sin interrupción, entre bandas de concreto visto, al tiempo de producir una sensación notable de ligereza. La belleza de las torres, apoyadas cada una en su hall de doble altura, ha resistido exitosamente al tiempo, en cambio los volúmenes bajos han sufrido algunas alteraciones sobre todo en el color, mientras los espacios comerciales del Ágora han fracasado por su ubicación poco visible, fuera de las circulaciones generales.


Las Gentes de San Felipe

Que el medio influye en el comportamiento de las personas es un hecho que todos aceptan pero que en la Residencial San Felipe cobra una vigencia militante. En contraste con el vecino San Isidro, en donde “no se permite locales comerciales” como rezaba un cartel que negaba sitio a un nido infantil, los habitantes de la Residencial conviven democráticamente con bodegas o peluquerías, florerías o restaurantes, librerías o farmacias, gozando además, de sus útiles servicios. Sus vecinos, en general, no solo son conscientes de los valores cívicos y ambientales de su barrio, sino que están dispuestos a no perderlos. La arquitectura ha contribuido además a crear un sentimiento de solidaridad que se manifiesta en los momentos en que esta se requiere. En efecto, cuando hace unos años se pretendió construir un edificio más en uno de los jardines, la reacción inmediata de los vecinos evitó que se disminuyese un área verde. Hace pocas semanas un comité de defensa ha impedido se concrete la concesión de una importante área que la municipalidad había acordado a favor de una importante firma de supermercados. Es que los residentes y propietarios están identificados con su lugar como ámbito de vida tranquila y digna y no están dispuestos a permitir su degradación.

El elogio de una joya arquitectónica y urbanística, testimonio cultural del siglo XX, que requiere ser puesta en valor y merece la calificación de patrimonio nacional, entraña también, necesariamente, un elogio a los valores cívicos de sus vecinos.

Adolfo Córdova Valdivia.










Todas las fotos pertenecen a los edificios y espacios públicos de la Primera Etapa.
Texto completo, acompañado de fotografías de Philippe Gruenberg y Pablo Hare publicado en la revista Puente, Nº9 - Colegio de Ingenieros del Perú - Lima, junio 2008. Depósito Legal: 2006-3189. Las fotografías son de mi autoría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...