4 de abril de 2013

LA CASA MATOS_1961

Córdova & Williams, arquitectos
San Isidro - Lima, Perú 1961








































La casa Matos es un encargo de particular interés dentro de los proyectos de vivienda desarrollados por la sociedad Córdova – Williams. Se ubica en el tiempo entre los edificios para la Fuerza Aérea del Perú en Piura y Chiclayo (1959) y la sede en el Callao de la Escuela Naval del Perú (1962); ambos premiados por la crítica nacional de entonces. Los clientes son José Matos Mar y Rosalía Ávalos de Matos, amigos de ambos y miembro de la ya disuelta Agrupación Espacio.

La parcela donde se proyectaría el encargo era relativamente pequeña, 12,5 x 24 ml, entre medianeras, ubicada en el distrito de San Isidro, con frente a la calle Blas Cerdeña. La casa participa de la urbanidad de modo especial, si bien no se ubica en el retiro mínimo pautado buscando tomar un frente urbano, se refugia en el interior del predio y se comunica a través del verde y de un discreto muro y portón.
 
La casa está diseñada en base a una modulación adecuada a las dimensiones del terreno que se respeta en ambas plantas y a partir de la cual se organizan los muros y las carpinterías. Esto lo descubrí en el proceso de redibujo de la casa y estudio de proporciones, y luego fue confirmado por el arquitecto Córdova quien lo asumió como el proceso natural de diseño.


DISTRIBUCIÓN
Esta casa, abierta a sus patios e integrada entre sus espacios, reconoce los dos mundos que coexisten en el primer piso: la zona social y estudio, entendida espacialmente como una, y la zona de comer y de servicio. La jerarquía de la sala se percibe gracias al desnivel que la separa del estudio y que le permite a éste mirar al jardín por encima de la primera. Unas ligeras puertas corredizas inspiradas en la arquitectura tradicional japonesa separan visualmente los ambientes cuando es necesario, siendo la escalera de madera la que se encarga de hacerlo físicamente.

Entendiendo los tabiques como elementos ligeros, móviles, vemos entonces como el volumen generado por el baño de visitas y el depósito de servicio es el único elemento corpóreo, orientado en paralelo a las medianeras y hábilmente aprovechado para separar la zona de servicio del escritorio. El muro estructural sobre el que se apoya este volumen se prolonga en sus dos extremos acompañado por estantes, siempre debajo del cálido manto de la madera.
En la zona de dormitorios (segundo piso), se proyectan los tabiques que separan los ambientes del distribuidor como ligeros, haciendo énfasis en la masa del techo, piso y muro posterior de cierre, en contraposición de la abertura total de la cara frontal, que permite proyectar el dormitorio principal a la terraza.
Noto, en la modulación de las plantas y cerramientos y en el manejo de los volúmenes y planos, una posible influencia de Mies Van der Rohe que fue confirmada por el arquitecto Córdova. Si bien no recuerda haber tenido su obra como referente específico en éste proyecto reconoce la admiración que tenían al maestro y en especial al Pabellón Alemán de Barcelona (1929) al que visitaron durante su paso por esas tierras.


FACHADAS
La fachada frontal como ya la hemos ido relatando, está compuesta por dos franjas horizontales de color blanco de considerable corporeidad, y por una combinación de tabiques opacos y carpintería de madera de color oscuro. Las franjas blancas se adelantan al plano de la carpintería formando la terraza del primer piso y techando el balcón del segundo, teniendo mayor longitud y grosor la primera. Los muros laterales acusan su llegada levantándose para recibirlas con un gesto que nos hace recordar la arquitectura precolombina. Al respecto Córdova comenta que necesitaban resolver el paso del muro bajo que delimitaba el jardín al muro alto que contenía a la casa, la solución “funcionalista” hubiese sido levantar el muro recto donde corresponde; en esta casa optan por hacer un gesto hacia la arquitectura precolombina limeña, que estaba en esos años en una etapa de redescubrimiento y revisión a partir de la reconstrucción de “Puruchuco” por el Dr. Jiménez Borja, animado además por el trabajo arqueológico de Williams y el interés de Córdova.

Vemos en esta etapa de la sociedad Córdova-Williams la búsqueda de un matiz local para la arquitectura Moderna a la que estaban adscriptos. Ya Luis Miro Quesada había profundizado sobre este tema en su libro “Espacio en el Tiempo” afirmando que: “Más si las exigencias climatológicas han originado una serie de dispositivos protectores que en su racionalismo determinan originales formas arquitectónicas, es esa misma racional adecuación a las diversas modalidades climáticas y la reutilización tecnificada de elementos tradicionales, las que determinan que la arquitectura moderna no se anule en una gris uniformidad internacional, sino que florezca en la diversidad atrayente y novedosa de lo nacional."1


En el proyecto para la Fuerza Área del Perú Córdova y Williams trabajan bajo estas pautas buscando minimizar los efectos del clima sobre los departamentos. Para ello utilizan un gran paño de celosías que da a un espacio semi-abierto en la orientación más expuesta para generar una barrera de aire que ayude al control térmico.


En la casa Matos esta búsqueda se manifiesta en ese gesto, que algunos críticos podrían llamar “manierista” y otros acusar de traición a la línea de pensamiento. Sin querer profundizar más en el tema yo lo interpreto como la necesidad de manifestar lo local como un gesto dentro de una arquitectura concebida desde lo universal.

Aldo Facho Dede




































































































































Puede leer el artículo completo en el número 9 de la revista Lima CAP, publicada por el Colegio de Arquitectos del Perú - Regional Lima. Mayo - Junio 2008. Pág. 50-54. www.cap-regionallima.org
http://www.cap-regionallima.org/bv/bv_16/16rmatos.pdf 

Notas:
1- Luis Miro Quesada Garland – “Espacio en el Tiempo – La Arquitectura Moderna como Fenómeno Cultural”. Compañía de Impresiones y Publicidad, Azangaro 1005 – Lima, Perú Febrero de 1945. Cáp. VII - Pág. 74.













11 comentarios:

  1. ¿alguien sabe cual es la dirección en la que se encuentra esta casa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Casa Matos se encuentra muy bien conservada, está ubicada en San Isidro. Si te interesa acceder por razones académicas escribeme un correo a aldofachodede@yahoo.com y veo de hacerte el contacto.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Hola, -Por casualidad no tienes los planos con medidas? Lo necesito por razones academicas lo más pronto posible. Por favor.

      Eliminar
  2. Existe aun esta casa porque yo y 2 compañeras deseamos visitarla por razones académicas :)

    ResponderEliminar
  3. Existe aun esta casa porque yo y 2 compañeras deseamos visitarla por razones académicas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, todavía existe, y casi no ha sido alterada en su diseño original.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Alguien tiene los planos en cad por favor

    ResponderEliminar
  5. Estimada Josefina, ¿para qué los requieres?

    ResponderEliminar
  6. Para un trabajo de la universidad por favor, quisiera saber la materialidad que emplearon en la casa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estructura mixta de hormigón armado y muros portantes de ladrillo. Para resolver la arquitectura del frente de la sala-comedor, utilizaron un pilar metálico que se integra visualmente a la carpintería de madera.

      Eliminar
  7. Hola, quisiera tener acceso a la casa Matos por cuestion academica, le deje un correo arq, Aldo Facho.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...